Los precios de transferencia se refieren a los precios de los bienes y servicios que se intercambian entre empresas bajo control común. Por ejemplo, si una empresa subsidiaria vende bienes o presta servicios a su sociedad de cartera o a una empresa hermana, el precio cobrado se denomina precio de transferencia.

Las entidades bajo control común se refieren a aquellas que en última instancia están controladas por una sola corporación matriz. Las empresas multinacionales utilizan los precios de transferencia como método de asignación de beneficios (ganancias antes de intereses e impuestos) entre sus diversas filiales dentro de la organización.

Las estrategias de precios de transferencia ofrecen muchas ventajas para una empresa, aunque las autoridades reguladoras a menudo fruncen el ceño ante la manipulación de los precios de transferencia para evitar impuestos. Los precios de transferencia efectivos pero legales aprovechan los diferentes regímenes fiscales en diferentes países al aumentar los precios de transferencia de los bienes y servicios producidos en países con tasas impositivas más bajas.

En algunos casos, las empresas incluso reducen su gasto en transacciones interrelacionadas al evitar los aranceles sobre los bienes y servicios intercambiados internacionalmente. Las leyes fiscales internacionales se rigen por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y las empresas de auditoría sometidas a examen de la OCDE y auditan los estados financieros de las multinacionales en consecuencia.

Beneficios de los precios de transferencia

  1. Los precios de transferencia ayudan a reducir los costos de los derechos al enviar mercancías a países con tasas arancelarias altas mediante el uso de precios de transferencia bajos para que se reduzca la base de derechos de tales transacciones.
  2. La reducción de los impuestos sobre la renta y las empresas en los países con altos impuestos mediante el sobreprecio de los bienes que se transfieren a países con tasas impositivas más bajas ayuda a las empresas a obtener mayores márgenes de ganancia.

Riesgos

  1. Puede haber desacuerdos dentro de las divisiones de una organización con respecto a las políticas sobre precios y transferencia.
  2. Se incurre en muchos costos adicionales en términos de tiempo y mano de obra requerida para ejecutar los precios de transferencia y mantener un sistema de contabilidad adecuado para respaldarlos. Los precios de transferencia son una metodología muy complicada y lenta.
  3. Se hace difícil establecer precios para artículos intangibles como los servicios prestados, que no se venden externamente.
  4. Vendedores y compradores realizan diferentes funciones y, por lo tanto, asumen diferentes tipos de riesgos. Por ejemplo, el vendedor puede negarse a proporcionar una garantía para el producto. Pero el precio pagado por el comprador se vería afectado por la diferencia.

Como ya se ha dicho, los precios de transferencia son los precios acordados en cualquier tipo de transacción realizada entre personas o entidades relacionadas o relacionadas. Desafortunadamente, no existe una definición universal de lo que se entiende por relación y dependiendo del país encontraremos definiciones más estrechas (por ejemplo, solo empresas pertenecientes a un grupo) o más amplias (por ejemplo, una cierta participación en el capital de la empresa).

En España, la vinculación fiscal se define por una lista cerrada de supuestos:

  • Una empresa y accionistas con una participación directa de al menos el 25%;
  • Una sociedad y sus administradores de facto y de jure;
  • Una sociedad y los cónyuges y parientes hasta el segundo grado de los accionistas y administradores antes mencionados;
  • Dos empresas que forman parte del mismo grupo comercial;
  • Una sociedad y los administradores de otra sociedad del grupo mercantil;
  • Una sociedad y otra sociedad en las que se posea indirectamente al menos el 25 % del capital social;
  • Dos empresas propiedad al menos en un 25% de los mismos socios, sus cónyuges o parientes hasta el segundo grado;
  • Una empresa española y sus establecimientos permanentes en el extranjero; o
  • Una empresa no residente y sus establecimientos permanentes en España.

Esta definición se aplica únicamente a efectos del impuesto directo español (IRPF, Impuesto sobre Sociedades e Impuesto sobre la Renta de no Residentes) y puede ser diferente a efectos contables o de IVA.

A efectos fiscales, los precios de transferencia deben ajustarse a determinados criterios para su determinación, que se recogen en el art. 18 de la Ley 27/2014, del Impuesto sobre Sociedades, y en los artículos del Reglamento que los desarrolla. Los métodos de valoración permitidos por la normativa tributaria en España son los cinco métodos reconocidos por las Directrices de Precios de Transferencia de la OCDE, son los siguientes:

Métodos tradicionales basados en transacciones

1) Método de precios no controlados comparables (CUP)

El método CUP es lo que todos intuitivamente consideramos como tomar el valor de mercado de un bien o servicio.

Consiste en valorar la transacción relacionada al precio que hubieran acordado las partes independientes intercambiando un bien o servicio idéntico o muy similar en condiciones idénticas o muy similares.

2) Método de precio de reventa (RPM)

Este método es particularmente útil cuando se trata de actividades de comercialización o distribución de bienes en los que la parte relacionada con la comercialización no hace contribuciones sustanciales de valor.

Este método comienza a partir del precio al que el comercializador de partes relacionadas revende la mercancía a los clientes finales. El valor (el precio al que el revendedor compra los productos a su proveedor de partes vinculadas) se determina restando un margen bruto de reventa en el mercado del precio de reventa.

3) Método de costo más (C+)

Este método es particularmente útil para valorar las operaciones de fabricación de bienes o servicios semiacabados.

El valor se obtiene sumando los costos directos e indirectos asociados a la producción de los bienes o la prestación de un servicio, y un margen de mercado, que compensa al productor por el desempeño de sus funciones, uso de activos y asunción de riesgos en esta actividad.

Métodos basados en el beneficio

4) Método de margen neto transaccional (TNMM)

Este método es el más utilizado en la práctica porque supera la mayoría de las dificultades prácticas para acceder a la información disponible públicamente sobre los márgenes de beneficio bruto y a la información detallada sobre las actividades de las empresas independientes presentes al tratar de aplicar rigurosamente el precio de reventa o los métodos de coste más.

En este método, los precios de transferencia se valoran (o prueban) comparando el margen neto (beneficio operativo) derivado de la transacción relacionada con el obtenido de transacciones comparables entre partes independientes.

La aplicación práctica de este método requiere elegir una de las partes relacionadas como parte probada, a partir de la cual se evaluará el margen neto de la transacción en relación con otro parámetro económico (ventas, costos, activos) en forma de un indicador de nivel de ganancia (PLI).

Método de reparto de beneficios (PSM)

Este método se basa en determinar el valor con un resultado finalista, con el fin de distribuir el resultado común (ganancia o pérdida) derivado de la realización de las transacciones relacionadas entre las personas o entidades que las realizan de acuerdo con un criterio que refleje adecuadamente las condiciones que habrían sido suscritas por personas o entidades independientes en circunstancias similares.

Es un método de gran complejidad técnica en su aplicación, pero que las Directrices de la OCDE recomiendan cada vez más para valorar transacciones en las que las actividades de ambas partes relacionadas están tan integradas que es imposible encontrar situaciones de mercado comparables, o en las que ambas partes relacionadas hacen contribuciones de valor únicas y valiosas, generalmente utilizando activos intangibles relevantes.

Criterios de selección de métodos

La elección del método de valoración debe tener en cuenta, entre otras circunstancias, la naturaleza de la operación con partes vinculadas, la disponibilidad de información fiable y el grado de comparabilidad entre operaciones vinculadas y no vinculadas.